Easy swaps I: La compra

Easy swaps I: La compra

¿Cómo y dónde comprar?

Productos de temporada

Estamos cada vez más acostumbrados a comprar y comer cualquier producto en cualquier mes del año. Pero calmar nuestro antojo de fruta de verano en invierno tiene un coste ambiental. Es importante volver a acostumbrarnos a comer productos propios de cada temporada, de esta manera respetamos el proceso natural y evitamos consumir alimentos que son traídos desde muy lejos dejando tras de si una huella de CO2.

 

Productos a granel y ecológicos. 

La mejor manera de evitar los plásticos es volver a la compra como se hacía años atrás, en las tiendas pequeñas de toda la vida y comprando a granel usando tus propias bolsas. De esta manera ayudas tanto al planeta como al pequeño comercio. 

Muchas veces puedes encontrar tiendas que venden los productos que ellos mismos cultivan. Tenemos que acostumbrarnos a consumir frutas y verduras que, aunque visualmente no sean perfectas, mantienen su sabor (¡muchas veces saben incluso mejor!) y no rechazarlas porque tengan una forma más fea. Con este pequeño cambio, evitamos también que tiendas y supermercados descarten de antemano toda aquella fruta menos bonita por temor a que no se venda, reduciendo el desperdicio y pérdida que ello conlleva. 

¿Qué hay que cambiar?

 

Envases de vidrio en vez de latas

Aunque las latas puedan parecer más fáciles de reciclar, suelen estar recubiertas en el interior de algún tipo de plástico para mantener el producto, por lo que no evitamos su consumo. Casi todas conservas pueden encontrarse también en tarros de cristal que no llevan ningún plástico añadido y que una vez vacíos podemos reutilizar para la compra o para la conserva de alimentos en nuestra nevera o despensa. 

 

Cartón y papel vs. Plástico

El cartón y el papel no es la mejor de las opciones para sustituir al plástico, ya que su producción necesita de más agua y recursos, pero al menos es la versión de ‘usar y tirar’ más sostenible y biodegradable

Consejos para ir a la compra

 

1. Si utilizas carrito de la compra, déjate siempre las bolsas dentro preparadas para que no se te olviden. Si no te has animado aun a hacer la compra con carro, déjate organizadas siempre las bolsas en el mismo lugar y preparadas para que estén a mano y no te de pereza ir a buscarlas. 

 

2. Si coges el hábito de hacer un menú semanal de comidas, te ayudará a organizarte durante la semana y durante la compra. Aunque al principio pueda parecerte abrumador, es cuestión de práctica y hay excelentes cuentas en Instagram o blogs que pueden inspirarte. Te recomiendo a Gloria Carrión, @lagloriavegana. Puedes echarle un ojo a su cuenta de Instagram o a su página web, donde enseña a organizar el menú semanal y hacer el Batch cooking, que consiste en cocinar durante una tarde los básicos para varios días. 

 

Hacerte una lista semanal te ayudará a no caer en tentaciones y echar productos a tu cesta que seguramente no necesitas, (y que estarán llenos de plásticos). Además, podrás organizarte dónde comprar cada producto y lo que necesitarás llevar para evitar los plásticos. 

  1. Hay productos que son más fáciles de comprar sin plásticos y otros que cuesta más encontrarlos. ¡Por lo menos al principio!
  • Verduras y frutas. Lleva bolsas de distintos tamaños de red de algodón o de lino. Puedes usar una misma bolsa y mezclar algunas si no compras mucha cantidad. En caja, las sacas y lo pesarán por separado.
  • Legumbres y conservas. Muchas verdulerías ofrecen también varios tipos de legumbres para comprar a granel con tus propias bolsas. Según donde vivas, tendrás cerca alguna tienda de venta a granel donde podrás encontrar variedad de productos. Si no vives cerca de una, puedes ir a comprar una vez al mes o cada dos meses ya que suelen ser productos que aguantan mucho tiempo.
  • Pescado y carnes. Es uno de los productos más difíciles para la comprar a granel. En cadenas de supermercados es más complicado que accedan a que lleves tu propio recipiente, pero si lo explicas en las tiendas de tu barrio lo entenderán sin problema. Puedes preguntar si la báscula lleva la tara incorporada, por lo que solo tendrían que colocar tu recipiente de vidrio, darle a tara y ya rellenar con lo que necesites. Otra idea, es pesar en tu casa el recipiente, por si tienes que restar en la tienda.
  • Leche y yogures. Son de las opciones más difíciles de encontrar hoy en día en las tiendas. Si consumes leche vegetal, es más fácil encontrar alternativas para evitar el plástico de los envases. Por ejemplo, puedes hacerla tú mismo. Es mucho más fácil de lo que piensas y apenas necesitas materiales.

Eliminar el plástico por completo es un camino difícil y muchas veces frustrante. Aunque cada vez es más común ver gente comprando frutas y verduras con sus propias bolsas. Llevar tu propio recipiente para la carne o pescado puede dar aun un poco de vergüenza. Si lo explicas el primer día de una manera abierta, la gente lo entenderá y seguro que lo recordarán para la próxima vez. Y quien sabe, quizás haya alguien que te vea y le inspires a unirse al cambio.

.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *