El concepto Ikigai

Ikigai es un concepto de origen japonés. Nace en Okinawa uno de los sitios del mundo con una tasa de longevidad muy alta.

Se ha estudiado qué tiene en especial ese lugar o qué hacen diferente los habitantes de esa región, y todos coinciden en que lo más importante es buscar tu Ikigai, la razón por la que te levantas por las mañanas, tu razón de ser.

 

La búsqueda de tu Ikigai va más allá que centrarse solo en un propósito. Es el punto medio entre lo que amas, se te da bien, por lo que te necesitan y por lo que te pagan. Es el lugar donde convergen tus ambiciones del pasado, presente y futuro.

Según Hector Garcia y Francesc Miralles, autores del libro El Método Ikigai, hay una serie de ideas y consejos que debes aplicar para encontrar tu Ikigai:

  1. Plantéate un objetivo ambicioso. Si no apuntas alto, no crecerás.
  2. Falsos imposibles. Pensar en la imposibilidad de nuestros objetivos nos limita.
  3. Perseverancia. Para cumplir cualquier propósito hay que ser perseverante y paciente.
  4. Práctica deliberada. Convierte tu hábito en rutina y haz de tu actividad algo cotidiano.
  5. Feedback continuo. Pregunta y acepta las opiniones y críticas incluso si estas son negativas. De todo se puede aprender.
  6. Ten un mentor que te guíe.
  7. Emulación. Copia y aprende aquello que te gusta.
  8. Encuentra tu elemento. Busca lo que te motiva y te llama la atención.
  9. Las 13 virtudes de Benjamin Franklin. Ten una libreta de tus virtudes.
  10. Gasshuku. Dedica parte de tu tiempo a sesiones de creatividad.
  11. Zona de confort. Sal de dónde estés tan cómoda que no te animes a cambiar y buscar algo más.
  12. Timing. Tómate tiempo para hacer las cosas.
  13. Ley de Pareto. El 20% de lo que se invierte es responsable del 80% de los resultados obtenidos.
  14. Naming. Nombre tu proyecto para que te motive y te recuerde por qué lo escogiste.
  15. Despierta a tu niño. Resucita tus sueños infantiles.
  16. Nostalgia de tus éxitos.
  17. Mapa de amigos. Pasamos mucho tiempo con nuestras amistades o círculo cercano, por lo que es importante rodearnos de gente positiva.
  18. Retrospectiva. Mira al pasado para valorar como has avanzado.
  19. Dieta digital. Vuelve a lo analógico de vez en cuando y deja todo el mundo tecnológico que nos rodea continuamente.
  20. Slow life.
  21. Centrarse. Deja el multitasking y céntrate en las tareas que realizas en cada momento.
  22. Escribir es cribar. Mantén un diario para ordenar tus pensamientos.
  23. Haiku. La poesía abre el corazón.
  24. Decisiones cruciales. Es importante ser responsable de la toma de decisiones importantes.
  25. Mindfulness. Focaliza tu atención en el momento presente y en aquello que haces.
  26. Serendipias. Para que ocurran las serendipias, acontecimientos que ocurren por accidente, es importarte moverse y salir al mundo.
  27. RAK. Practica actos de amabilidad aleatorios.
  28. Incertidumbre. No siempre puedes controlar lo que va a pasar, aprende a tolerar el porvenir.
  29. Toshogu. No veas, escuches y digas lo malvado

La búsqueda de tu Ikigai te ayudará a encontrar tu verdadera pasión y cumplir tus propósitos vitales. Viaja, muévete, se consciente de tus pensamientos y encuentra tu razón de ser.

 

Como dicen algunos habitantes de la isla de Okinawa, encuentra un trabajo que te apasione, que no quieras dejar de hacer ni aunque te tengas que jubilar, y de esta manera siempre estarás activo y motivado a levantarte cada mañana.